¡Dile adiós al estrés con este SPA en casa!


Compartir

Después de un largo día, el estrés del trabajo o de la escuela tomate un rato para consentirte a ti mismo.  Darte tu espacio para hacer esto te ayudará a no sólo a darte un momento de relajación sino que también te ayuda a darte una mejora física y emocional.

No necesitas gastar mucho dinero en un SPA lujoso y costoso, es muy fáci hacerlo en casa y la ventaja es que hasta tendrás mas privacidad.

Sigue leyendo y ¡COMIENZA A RELAJARTE!

 1. Usa aromaterapias e inciensos

Llena tu espacio del aroma que tu cuerpo necesita, la aromaterapia ayuda a promover la relajación y además, produce sensaciones de alegría o tranquilidad. Sus efectos son rápidos y duraderos porque llegan a las emociones más profundas de las personas.

2.Velas

Puedes llenar tu cuarto o baño de velas aromáticas, esto te ayudará a entrar en paz y a sentirte más tranquila y relajada.

3. Baño burbujeante

 Si tienes una tina en casa, aprovéchala para darte un baño relajante por 30 minutos, puedes usar bombas de jabón efervescentes, sale de mar o cualquier otro producto de tu elección.

 Pon música relajante y cierra los ojos, no pienses en nada del trabajo, escuela o cualquier tema que te esté dando vueltas en la cabeza. Dedícate esos 30 minutos completamente a ti.

4.Mascarillas

Usa una mascarilla y revitaliza tu rostro, dándole los nutrientes que necesita y límpiala a profundidad. A continuación te damos tres opciones de mascarillas naturales, que puedes recrear muy fácil en casa y que dejarán tu piel radiante.

-Para hidratar tu piel:

Prepara una mascarilla con fresas y miel. Tritura unas fresas (4 ó 5 serán suficientes) y mézclalas con miel, cuando tengas la pasta, aplícatela sobre el rostro y déjala 20 minutos. Después retira con agua fría. Tanto las fresas como la miel, suavizan la dermis, además de hidratarla.

-Exfoliante ¿Quieres hacer una mascarilla exfoliante en poco tiempo? 

Tritura dos almendras hasta que queden reducidas a polvo y mézclalas con una cucharada de miel y otra de zumo de limón. Pon la mascarilla sobre el rostro, deja actuar unos 10 ó 15 minutos y después retira con agua templada. Otra buena mascarilla exfoliante es la que resulta de mezclar una cucharada de azúcar, con un chorrito de aceite y unas gotas de limón. El procedimiento es el mismo que con la anterior.

-Purificante

Si quieres dar un paso más y preparar una mascarilla purificante, mezcla una cucharada de espirulina en polvo con agua. Masajea el rostro con la mezcla y deja 10 minutos. Después retira con agua fría y observarás que tu rostro tiene más luz y brillo.

 

5.Lee un buen libro

Mientras te das un baño puedes leer un libro, leer te ayuda a disminuir la tensión arterial y te da una sensación de tranquilidad.


Facebook

Síguenos


Instagram

Síguenos