El frasco que contiene la felicidad


Compartir

 

Por: Claudia I. García Leal

¿Sabías que el 20 de marzo es el “Día Internacional de la felicidad”?

El impulsor de esta iniciativa es el primer ministro de Bután, Jigme Thinley quién afirma que, en su país, la felicidad es casi casi, obligatoria. Pero él no ha sido el único que considera que la felicidad es un asunto de derecho natural, ya desde 1776, Thomas Jefferson mencionaba en la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos de Norte América, el derecho a la “búsqueda de la felicidad”.

Sin embargo, en la vida real, sabemos que la felicidad no se alcanza por decreto constitucional.  Algunos la persiguen embarcándose en una carrera de ratas por alcanzar metas y acumular bienes. Otros ya intuyen que no es en las cosas de afuera que la encontrarán. Y tú …¿cómo buscas tu felicidad?

A continuación, me permito parafrasear algunos consejos que filósofos y sabios de todos los tiempos, han considerado ingredientes de la felicidad:

1.- Aprende a disfrutar de lo que tienes.

El secreto de la felicidad no se encuentra en la búsqueda de más, sino en el desarrollo de la capacidad para disfrutar de menos”. Sócrates

2.- Deja de depositar tu esperanza de felicidad en otros, solo depende de ti.

“La felicidad depende de nosotros mismos”. Aristóteles 

3.- Vive en el presente.

 “Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás en paz, estás viviendo el presente”. Lao Tzu

4.- Cada reto que superas, es una probada de felicidad.

“Es el sentimiento de que el poder crece, de que una resistencia ha sido superada”. Friedrich Nietzsche 

5.- En vez de desear más, aprende a contentarte con menos.

“He aprendido a buscar mi felicidad limitando mis deseos en vez de satisfacerlos”. John Stuart Mill 

6.- Dedícate a tu verdadera vocación.

“Felicidad es la vida dedicada a ocupaciones para las cuales cada hombre tiene singular vocación”. José Ortega y Gasset 

7.- No te afanes en buscar la felicidad, enfócate en disfrutar lo que hoy vives y llegará sola.

 “La felicidad es como una mariposa, cuanto más la persigues, más te eludirá. Pero si vuelves tu atención a otras cosas, vendrá y suavemente se posará en tu hombro”. Henry David Thoreau 

 

 

De mi cosecha, diría que la felicidad es como un perfume. Son muchos los ingredientes que se tienen que mezclar en la alquimia perfecta para lograr una esencia deliciosa, pero la fragancia que expide tiene más que ver con tus propios humores corporales que con sus ingredientes.

Al igual que un perfume, la felicidad no se contiene, se produce. No se percibe mientras está en el frasco, sino cuando lo usas y transpiras esa fragancia. La felicidad perfuma y contagia todo a su alrededor. Es efímera, pero deja una huella tan potente que puedes recordar a una persona por su aroma aún después de muchos años. Y muy importante, para conservar su esencia, debes contenerla en el envase correcto, éste es: un corazón agradecido.


Facebook

Síguenos


Instagram

Síguenos