Se anfitrión de la mejor carne asada


Compartir

Para comenzar debemos dejar en claro que asar carne es todo un esfuerzo humano y quizá un arte. Por más sencillo que parezca, no lo es; para empezar por que serás responsable de la alimentación de bastantes personas una vez organizada la parrillada y además, porque no se trata exclusivamente de calentar unas brasas para arrojar trozos d comida sin ton ni son.

Antes de cualquier cosa vamos a empezar con estos detalles que simplificarán cualquier contratiempo o sentarán las bases para un éxito durante todo el asado.

a)    Mantén tu parilla siempre limpia: Limpia las rejillas con una cebolla o un limón por la mitad

b)    Precalienta el carbón o la leña y espera a que se convierta en brasas; no utilices estos cuanto tengan fuego todavía ni pongas la carne demasiado cerca de ellos, debe existir distancia considerable entre ambos.

c)     Pon hierbas de olor o sal sobre las brasas. Prueba con un poco de tomillo y romero.

d)    No es de más una vuelta al corte de carne, no la pinches y no intentes acelerar ningún proceso.

e)    Ahora sí, con todo esto listo estas a dos segundos de comenzar tu asado y sorprender a todos tus invitados con la destreza magistral que guardan las recomendaciones a continuación.

 ·         LIMPIA LA CARNE

Quita todos los tendones, grasas, cartílagos, sobrantes de piel y similares que sean inservibles para prepararla. Puedes marinarla si así deseas; una mezcla de jugo de limón y romero fresco funciona a la perfección.

·         CALCULA PORCIONES

Considera minuciosamente cuantas personas asistirán y calcula una medida de 400g de carne por persona.

·         MATERIAL ADECUADO

Necesitas pinzas, nunca trinches ni tenedores. Debes contar con guantes, vaporizadores, mandil, gorra y de más. No te expongas.

·         CONDICIONES DE LA CARNE

Debe estar a temperatura ambiente por lo menos una hora antes de asarla; esto sin omitir su aromatización y jugar con la variedad de cortes en el mercado para que no sea una parrillada aburrida o monótona.

·         SAL

Nunca añadas sal antes de poner a asar, así la carne no pierde su jugo.

Con estos trucos gastronómicos, no hay margen de error Un asado no puede fallar, así como si se siguen al pue de la letra estos consejos infalibles del buen comer. Recalquemos sobre todo que más ala de la comida, esto se trata de reunirse con las personas y aprovechar el largo y aromático proceso de cocción para compartir anécdotas, recuerdos y risas.

 


Facebook

Síguenos


Instagram

Síguenos