Las barberías


Compartir

- El oficio de la barbería tiene una larga historia, todavía hoy en día ésta artística profesión es vigente en grandes ciudades alrededor del mundo, siendo para el público masculino la oportunidad de ser parte de algo para el mismo. Primero se consideraba como barbero a la persona que tiene por oficio embellecer y rasurar la barba de los hombres aunque después se extendió el término a todos los peluqueros especializados en el género masculino.

- Un barbero debe cortar el pelo utilizando tijeras; perfilarlo y cortar las patillas usando cuchilla y rasurar el cuello utilizando maquinilla eléctrica. También debe aplicar crema para afeitar a la barba y cortarla o perfilarla con navaja. Lavar y enjuagar el pelo, aplicar lociones aftershave para hidratar la piel de la cara y cerrar los poros, así como aplicar colonias para perfumar el pelo y fijador para mantener su forma una vez terminado el trabajo.

- En la antigüedad un barbero era uno de los miembros más importantes de las tribus ya que se creía que ciertos espíritus malignos eran capaces de entrar en el cuerpo de una persona a través del pelo y que el cortarlo adecuadamente era una manera de expulsarlos. Algunas culturas tenían creencias espirituales y religiosas donde los barberos participaban en ceremonias como matrimonios y bautizos cortando a las personas el cabello que colgaba hacia abajo y al atarlo de nuevo con fuerza evitaban que los malos espíritus no pudieran entrar, asegurándoles prosperidad y felicidad. En la cultura egipcia los barberos eran personas muy respetadas siendo una especie de médicos o sacerdotes.

- El icónico poste de barbero con rayas rojas y blancas en espiral surgió desde la Edad Media ya que los barberos profesaban también como cirujanos o dentistas, además de ser quienes aplicaban curaciones con sanguijuelas. El color de las líneas en los postes significaban rojo por la cirugía y blanco por la barbería.

- En el siglo XIX las ciencias médicas tomaron su camino y permitieron a las barberías especializarse profesionalmente únicamente a lo que hoy se conoce con el término de estética. Bajo este concepto se fundó en 1805 la barbería más antigua del mundo: Truefitt & Hill, en Londres, Inglaterra; siendo actualmente una marca de lujo que fabrica cremas de afeitar, aftershaves y fragancias para caballeros de clase alta. Su reputación es tal que alguna vez tuvo licencia y autorización de la Corte Real para elaborar pelucas para el Rey Jorge III e históricamente ha recibido a celebridades como Charles Dickens, Oscar Wilde, Sir Winston Churchill y posteriormente a Frank Sinatra y el Príncipe Felipe de Edimburgo. Aún cuenta con licencia Real para crear fragancias para la corte y hasta la fecha los londinenses pueden reservar e ir a disfrutar de sus servicios en su prestigiado salón (la boleada de zapatos es cortesía de la casa).

PR


Facebook

Síguenos


Instagram

Síguenos